Categoría

El olor a limpio en nuestras casas. Casa sin tóxicos

27 mayo, 2020
armonía
energías del lugar
equilibrio
Lugares Energéticos
Sé consciente, presta atención a los productos que utilizas y haz pequeños cambios para empezar a reducir la carga tóxica en tu casa.

A todos nos gusta una casa limpia, pero ¿qué entendemos por casa limpia? Para Nimout, una casa limpia es una casa sin tóxicos.

Nuestros cuerpos están diseñados para eliminar todas aquellas sustancias que no necesitamos. Aún así, cuando la entrada de tóxicos en nuestro organismo es superior al ritmo de eliminación de este, aparece el malestar. Pero antes de nada vamos a aclarar el concepto tóxico. Una sustancia tóxica es aquella capaz de alterar el equilibrio de nuestro sistema biológico.

Esta respuesta será más o menos nociva para la salud de la persona según la cantidad, el tiempo de exposición, la sensibilidad y la tolerancia entre otros.

Es común, en la actualidad, encontrarnos con ciertas enfermedad, alergias y malestares más a menudo de lo que solíamos, algunas personas clasifican estos diagnósticos como una moda, pero yo prefiero asociarlos a los cambios que estamos experimentando en nuestro entorno.

La sociedad en la que vivimos ahora está evolucionando tan deprisa que no hemos tenido tiempo de de analizar las consecuencias de estos avances, estamos constantemente expuestos a una gran variedad de productos nuevos y no sabemos cómo nuestros cuerpos están respondiendo ante ellos.

Es difícil identificar la causa de nuestros malestares porque siempre hay varios factores involucrados en una afección, pero parece que podría haber una relación entre nuestra carga tóxica y nuestra salud.

¿A qué huele una casa limpia?

La publicidad nos han hecho creer que la limpieza huele. ¿Que tu casa huela a pino, a vainilla o a rosas significa que está limpia? ¿Cuando entramos en un baño público y nos tumba ese terrible olor a detergente significa que está limpio?

La respuesta a todas estas preguntas es NO. Los productos de limpieza y los ambientadores son una de las principales fuentes de contaminación del aire que respiramos en nuestras viviendas.  Productos como la lejía, el amoníaco y el salfumán son los productos estrella en cuanto a tóxicos, pueden causar grandes irritaciones en la piel y las mucosas provocando problemas respiratorios, escozor, lagrimeo, quemaduras o dolores de cabeza.

En los ambientadores del hogar encontramos tóxicos que contaminan el aire de nuestras casas, aunque en dosis bajas, estos van soltando fragancia constantemente cada día, provocando un efecto acumulativo en nuestro organismo que puede causar irritación en los ojos, nariz o garganta, dolor de cabeza, estrés, nerviosismo, fatiga, depresión, mareos y náuseas.

Lo que sucede cuando esta carga tóxica se acumula en nuestro organismo es muy parecido a lo que pasa cuando echamos agua sin parar en un vaso, que se derrama. Este derrame en nuestro cuerpo se traduce en malestares y síntomas.

Estas sustancias se acumularon sobretodo en el tejido adiposo pero también en la sangre, hígado, cerebro, huesos o semen, y nuestros cuerpos pueden tardar décadas hasta eliminarla, causando alergias, problemas respiratorios, hipersensibilidad química múltiple y fibromialgia entre otras, sin contar con todas aquellas personas que sufren malestares diarios, a las que no se les encuentra enfermedad pero que por descontado han perdido la salud.

¿Qué puedo hacer yo para conseguir una casa sin tóxicos?

Sé consciente, presta atención a los productos que utilizas y haz pequeños cambios para empezar a reducir la carga tóxica en tu casa. Hazlo con una mentalidad positiva, recuerda que nuestros cuerpos tienen la capacidad de adaptarse y eliminar aquello que no les sirve, nosotros solo tenemos que ayudarlos a reducir la exposición para que puedan desintoxicarse y funcionar al 100%.

Te voy a dar algunos consejos para que puedas hacerlo de una forma fácil para ti.

Las buenas noticias son que la limpieza de nuestras casas no necesita de fórmulas complicadas, ingredientes tan sencillos como el vinagre y el Bicarbonato de sodio son limpiadores milagrosos.

Pero, como hemos dicho, la limpieza no tiene por que oler, y todos sabemos que el vinagre no es precisamente la fragancia más agradable. Cada vez encontramos más marcas creando productos libres de tóxicos, productos formulados con ingredientes naturales diseñados para limpiar eficazmente y con olores muy discretos y agradables.

Aquí van algunos consejos para ayudarte en este proceso:

  • Ten presente que una casa limpia no es necesariamente una casa que huele.
  • Si te gusta usar fragancias utiliza aquellas más naturales y sin tóxicos.
  • La palabra natural no siempre significa libre de tóxicos y proveniente de la naturaleza, siempre chequea los ingredientes.
  • Una correcta ventilación renovará el aire interior de tu casa manteniéndolo más limpio.
  • Procura no limpiar o desinfectar todo con productos químicos, siempre hay alternativas e ¡incluso puedes hacerlas tu mismo!
  • No te pases con la limpieza, necesitamos las bacterias para vivir, un entorno completamente desinfectado debilita nuestro sistema inmunitario.
  • Evita el uso de ambientadores o perfumes industriales, puedes sustituirlos por aceites esenciales, que no solamente aportan olor sino también otras propiedades positivas. Ten cuidado con las mezclas de aceites, algunas contienen tóxicos, decántate por los aceites puros y naturales.
  • Escucha a tu cuerpo, cualquier síntoma por pequeño que sea nos está informando de que algo no va bien.

Sé que puedo ayudarte. No dudes en contactar conmigo.

 

 

 

Puedes seguirnos también en:

REGÍSTRATE A NUESTRA NEWSLETTER
Recibe tu regalo gratuito y descuentos exclusivos