Categoría

Casa sana, persona sana:
Descubre la Biohabitabilidad

26 junio, 2020
El aire que respiramos, las radiaciones electromagnéticas a las que estamos expuestos, la iluminación, todos estos factores no son elementos físicos que podamos limpiar u ordenar, pero tienen una fuertísima influencia en nuestra salud y bienestar.

Nuestra casa es el lugar en el que nos sentimos seguros, el refugio que nos resguarda de fenómenos meteorológicos, animales y otras personas. Es un espacio que adaptamos para poder realizar nuestras actividades diarias de forma cómoda y libre. Nuestra casa es nuestro hogar, es nuestro espacio.

 

Casa sana, persona sana

Queremos sentirnos a gusto en este espacio, queremos que se adapte a nuestras necesidades y que sea de nuestro agrado, por lo que, en general, procuramos mantenerlo limpio, ordenado y decorado según nuestra personalidad. De hecho, el aspecto de tu casa se dice que es una proyección de tu personalidad y que tiene una influencia directa sobre tu comportamiento y tu forma de pensar y actuar. Por lo que cuidar del aspecto, el orden y la limpieza de nuestro hogar es importantísimo para mantener nuestra salud mental y emocional. Pero al limpiar y ordenar solamente nos fijamos en los objetos físicos, ¿qué pasa con aquello que no vemos?

El aire que respiramos, las radiaciones electromagnéticas a las que estamos expuestos, la iluminación, todos estos factores no son elementos físicos que podamos limpiar u ordenar, pero tienen una fuertísima influencia en nuestra salud y bienestar.

Poco a poco, nos hemos ido adaptando a una vida alejada de la naturaleza y a sus ciclos, hemos perdido el contacto con lo natural y desarrollado un estilo de vida independiente en el que somos capaces de realizar cualquier actividad en cualquier momento y en cualquier lugar, hemos creado nuevos ciclos independientes a aquellos marcados por el sol, hemos diseñado un increíble sistema de telecomunicaciones y desarrollado nuevos materiales. Nada se nos resiste, seguimos descubriendo nuevas necesidades y encontrando ingeniosas soluciones.

Pero, aunque hayamos incorporado a nuestras vidas esta nueva normalidad, todavía no hemos aprendido a convivir con ella de forma correcta y con el paso de los años y el constante y rápido desarrollo de esta vida moderna estamos empezando a sufrir los efectos de esta mala relación. Cada vez son más las personas que sufren de enfermedades causadas por factores ambientales, que sufren de estrés, insomnio, fatiga o síntomas que no mejoran.

Nuestra salud se está viendo cada vez más afectada por el desconocimiento a cómo relacionarnos de forma correcta con nuestro entorno y nuevo estilo de vida, por lo que necesitamos una nueva disciplina que nos permita conocer el impacto que el entorno habitable tiene en nuestra salud.

 

Descubre la Biohabitabilidad

La Biohabitabilidad es esa disciplina que nos permite conocer y detectar los factores de riesgo para nuestra salud en nuestras viviendas y nos da herramientas para minimizar sus efectos. Estudia la calidad del aire, considerando los valores de temperatura, oxígeno, dióxido de carbono o humedad; la emisión de substancias tóxicas provenientes de los materiales, pinturas, productos de limpieza, de bacterias u hongos. Estudia también la iluminación, la radioactividad, la electrostática y las radiaciones electromagnéticas tanto artificiales como naturales.

Radiaciones electromagnéticas

Las radiaciones electromagnéticas artificiales son aquellas que provienen de electrodomésticos, aparatos tecnológicos o telecomunicaciones; las naturales son aquellas que encontramos por ejemplo en las famosas zonas geopatógenas o de estrés geopático, generalmente tratadas por la Geobiología. Lo que nos perjudica no es la exposición puntual a estos factores sino una sobreexposición a estos por lo que debemos aprender a identificarlos y reducir su presencia en nuestras viviendas para poder mantener nuestra salud y bienestar.

Una casa sana es un espacio en el que los factores de riesgo para la salud son escasos. No es una entidad independiente, estamos constantemente interactuando con el espacio en el que vivimos, necesitamos que este esté limpio y energéticamente equilibrado. Cuando estamos en hamornía con nuestro entorno encontramos el equilibrio en nosotros mismos: casa sana, persona sana.

Descubre lo que puedo hacer por ti, para ayudarte a conocer mejor tu entorno y sanar aquí.

Comparte si te ha gustado.

REGÍSTRATE A NUESTRA NEWSLETTER
Recibe tu regalo gratuito y descuentos exclusivos